Mareamor (Marea Flamenca)

FALLECISTE PRESO AL ALBA

(CARCELERAS A Miguel Hernández)

 

Estando preso Miguel 

de su hijo quiere acordarse.

En el penal de Torrijos

tan solo tiene pesares.

 

Pastor poeta en la calle,

falleciste preso al alba,

y las piedras de la cárcel

de lágrimas se empapaban.

 

Y si no es verdad,

si esto que yo digo no es verdad,

¡que Dios me mande la muerte

si me la quiere mandar!.

COMO UN PUÑAL YA DISPUESTO

(BAMBERAS)

 

Como un puñal ya dispuesto,

corta y se hunde cuanto quiere.

Así es la vida, mi vida

que tu recuerdo me hiere.

 

Que tu recuerdo me hiere

en lo más vivo del alma.

Que todas las penas juntas

me rompen las esperanzas.

 

En un mundo de silencios, 

unos pierden y otros ganan.

Yo pongo aquí mis quereres,

¿qué pones tú en la balanza?

RAYO DE SOL VESPERTINO

(TIENTOS)

 

Es tan grande el desamparo

que los cuerpos se desean

y quieren, y en el encuentro

toda la vida se juegan.

 

Mi niña, tu eres eterna,

rayo de sol vespertino

que alumbra y se desvanece.

Es mi vida, 

amor mío.

 

La soleá es un refugio

para lobos solitarios.

A todas horas me acuerdo

de tu cara y de tus labios.

 

Recordando mis desvelos,

a su cuerpo me agarraba

como náufrago a  madero.

GOLONDRINAS QUE REVUELAN

(TANGOS)

 

Bandadas de chicas solas,

golondrinas que revuelan,

solas y nosotros solos

por las calles y tabernas.

 

Surcando siempre la mar, 

vela con el viento hinchada,

llegamos a un mundo nuevo

y morimos de nostalgia.

 

Soleá, ¡cuanto nos amas!

Va tras de ti la locura

como una sombra exaltada.

DEJANDO ESTELAS DE AMORES

(ALEGRÍAS de Cádiz)

 

Como nuestros corazones

son dos aves cuando vuelan,

dejando estelas de amores

que del cielito me llegan.

 

Dos miradas se cruzan.

Se vuelve grande

nuestro pequeño mundo. 

Corre en mi sangre.

  Sonrisa que alumbra el mundo,

ensortijado cabello,

unos ojos que me miran:

por esos ojos me pierdo.

 

Como luna eres, niña,

sobre mi barca,

tus besos la maroma

que me amarraba,

que me amarraba, prima,

que me amarraba.

Como luna eres, niña,

que me enreaba.

 

En la barca de mi vida

he puesto al viento la vela.

Adonde el aire nos lleve

el ancla en el mar se entierra.

 

En mi barca subido,

ese es mi sino.

Navegar en las olas,

es mi destino.

Llevo escrito en la popa:

sueño contigo.

Navegar en las olas,

es mi destino.

LA DIGNIDAD Y EL DINERO

(FANDANGOS)

 

La opulencia me hizo pobre. Ovidio.

La dignidad y el dinero

están en lucha sin tregua.

La dignidad y el dinero.

Mientras una se renueva

el otro es un carcelero,

es el amo de la tierra.

La codicia del avaro

el poderoso conserva.

La codicia del avaro.

Más vale un noble poeta

que todo el dinero y su amo.

Me hizo pobre la riqueza.

VALIENTES Y ECHÁS P'ALANTE

(FANDANGOS)

 

Heridas por falso amante

las mujeres en sus vidas,

heridas por falso amante;

por el suelo limpia sangre.

Valientes y echás p´ alante,

vaya hombres más miserables.

Por ser una llaga ardiente

para siempre recordadas,

por ser una llaga ardiente;

por ser vidas arruinadas,

dieron sus cuerpos y mentes

en la Memoria clavadas.

BATALLAS DE AMOR PERDIDAS

(SOLEÁS)

 

Te sigo por los rincones, 

encantao hasta el delirio

de tu rostro y de tu voz

y de tu tierno martirio.

 

La blancura de tus perlas

y tu clara melodía

y tu semblante y tus labios

y mi corazón sentía.

 

Batallas de amor perdidas,

en el aire confesadas,

que en nuestros cuerpos ardieron,

batallas de amor ganadas.

 

Me pongo a considerar,

con las fatigas que paso,

cá día te quiero más.

TU QUEJA ROMPE EL SILENCIO

(ROMANCE para Enrique Morente)

 

¡Vivan Morente y Graná!,

¡Graná y Enrique Morente!.

Cuando cantas cante jondo

el Cante te pertenece.

Tu dulce grito acaricia

y nos eleva y nos duele.

Hasta el delirio nos lleva

tu chorro de voz potente.

Te creímos inmortal

y efectivamente lo eres,

siempre lo has sido y ahora

más que nunca resplandeces.

De por vida y otras vidas,

expresas nuestros quereres.

Cantas a Lorca y Picasso, 

con Chacón y Hernández puedes.

Nos fascinan tus cantares,

de esas fuentes muchos beben.

Tu queja rompe el silencio

y el lamento nos envuelve.

Vas diciendo una plegaria

que nos cala y estremece.

Admiramos los poetas,

tu talento inmenso siempre.

Antes se van los mejores,

 queda tu estela en los seres.

Llora el Albaicín entero,

lloran Madrid y sus gentes.

¡Vivan Morente y Graná!,

¡Graná y Enrique Morente!

LE PIDO AL ESQUIVO AMOR

(BULERÍAS)

 

Me seducen tus ojos.

Brilla mi suerte

amarilla y azul.

Así de leve.

¡Ay quién pudiera

robarte ese lunar!

La vida diera.

La vida diera,

toas las alegrías

contigo llevas.

¡Perdío!, ¡perdío!,

¡tu boquita, mi arma, 

me tiene perdío!

De tu boca a mi boca 

hay un pasito,

si lo das, niña mía, 

me voy contigo.

Le pido al esquivo amor

bata sus alas uniendo

nuestro tierno corazón.

¡Niña, relucen tus ojos

en el tibio atardecer,

me prenden tus labios rojos

y esos ojos que me ven.

Son tus pupilas estrellas

que compiten con la luna

y que a buen puerto me llevan.

SIGUIRIYAS

 

Son tus ojos verdes 

viento pa mis velas, 

cada vez que te miro y sonríes, 

sube la marea. 

 

Penando yo estaba 

sin saber que mi primer amor, 

a mi me esperaba. 

 

Niña por tu amor, 

penando fatigas, 

que voy con las alforjitas hueras, 

vida de mi vida.