Vivir la poesía

Y  TENER  AL  MENOS  CIEN  MIL  AMANTES

 

Los poetas copulamos con las palabras,

hacemos el amor sin tasa alguna,

a todas horas, en cualquier lugar.

Ellas nos comunican sus delirios,

nos transmiten melodías y tonos,

querencias y colores.

A veces se muestran esquivas,

no acertamos en la elección

de sus más íntimos matices,

no logramos desvelar sus secretos.

Sin embargo,

si las mimas atentamente,

-la poesía es una amante posesiva-

se muestran amables y nos encantan,

nos llevan de la mano con su música,

su amistad nos produce una dicha sublime.

Es una suerte ser un bardo

y tener al menos cien mil amantes.

OLIMPO

 

Un bando de cuervos marinos 

se ha posado en el Mare Nostrum, 

al instante alzan vuelo golondrinas 

de Bécquer 

y el estudiante de Espronceda aprieta

el paso siguiendo un fantasma.

Al amanecer, ángeles de luto extraen 

las balas al cuerpo de Federico, 

después,

a Pushkin en la estepa le declaman y bailan,

mientras, Shakespeare, pasa audaz de la prosa al verso, 

le interpretan magníficos actores.

La sorna del bribón de Francois Villon,

y el ingenio de Basho

que vuela en diecisiete sílabas.

Antonio Machado y Luis Góngora,

comparten 

la gloria del idioma de Cervantes.

Lope de Vega, enamoraba  a las muchachas

de su tiempo, en la actualidad 

lo hacen sonetos de Neruda.

Oscar Wilde, preso en Reding,

derrite con baladas,

los rejas de la cárcel.

Antes Rimbaud, puro arrebato,

gran visionario,

borbolleo de espléndidas palabras,

queda atrapado en su infernal delirio.

Eternamente,

Garcilaso propone a Salicio y Nemoroso

dulces églogas,

luego suenan triunfantes los clarines 

en las festivas odas de Rubén.

Rexroth, canta en voz queda,

el otoño en Provenza,  

y Enzesberger escribe versos para 

los que no leen poesía.

Li-Po,

ebrio de vino y luna,

quiere abrazarla en las aguas del río,

allí, 

el aire se serena y viste 

de hermosura y luz no usada en fray Luis,

suena la música callada,

la soledad sonora de san Juan,

entonces, la alegría de Schiller sobrevuela, 

gozosa, 

entre los amadores.

Catulo besa con ardor a Lesbia,

veinte siglos después 

Bertolt Brecht,

hace lo mismo con su secretaria.

En el Ponto, 

Ovidio, de Roma nostálgia tiene,

Horacio,

que vive al día, veloz se presenta, 

mientras, Virgilio, 

navega en su Eneida de Troya a Roma;

surgiendo del Egeo, Homero nos alumbra.

Emulados maestros,

actualmente os venera”la inmensa minoría”,

en tanto os desconoce la mayoría ignara.

ESCRIBIR  UN  POEMA, COMO  SI  FUERA  UN  JUEGO 

A José Luis Gómez Recio, en su Alcarria.

 

Escribir un poema

como si fuera un juego.

Así lo hace alguno de mis amigos tertulianos,

ignoro si cuenta las sílabas,

o las tiene dominadas en su cerebro,

o le importa un pito eso de la sílabas.

¡Ah!, jugar a escribir un poema como si nada,

como una chiquillada más.

¿Es posible que vuelva a ser 

un chiquillo a mis setenta años,

y por lo tanto me convenga tomarme la vida como un juego

y escribir jugando, y perder el pudor a soltar la pluma

como una loca lengua 

que habla sin cesar de todas las cosas,

sin rubor ni sonrojo, platicando?

Pues, ¿quizá sane la mente esto de escribir?

Eso dicen Freud y otros muchos.

¡Sí, así es!, 

al menos para los que no tenemos que ganarnos el sustento 

con nuestros versos.

Escribir arriesgando, 

aunque lo escrito quizá no perdure. 

El folio está lleno, compañeros, hasta el próximo, vale.

AMANTES  DE  LA  VIDA

 

Zombi, viejecita, alma en pena,

muerto en vida, ánima del purgatorio,

así nos hemos visto ciertas 

personas durante algún tiempo.

Y hemos pasado el día a día 

en vilo, sin querer vivir.

Ahora, amantes de la vida,

disfrutemos de pequeños placeres,

como escribir estas palabras.

VERSOS  PASAJEROS

 

Pasaron muchas lunas 

rodando por el cielo,

en mi noche a la caza

de versos pasajeros.

A veces,

una voz me despierta 

que de improviso alumbra

otro poema.

En  poesía vivo,

es mi destino.

CONTIGO  ALBOREA  LA  VIDA  

(LA  PALABRA)

 

Contigo alborea la vida

cuando a mi espíritu estimulas,

¡fundidos nunca el sol declina!

Amante esquiva, espero siempre

merecerte

eternamente.

Amiga, que tu amor me lleve.

Eres viento de vida, céfiro,

todos los vientos de la Rosa,

como galerna, puro viento.

Mi profundísima vivencia,

tú, siempre sangre de mi sangre,

arcilla dúctil, pura tierra.

Agua marina que me baña,

undoso mar que me sostiene,

lluvia que me invade, pura agua.

Me fundo y renazco en tu seno,

zarza que arde y no se consume,

inextinguible, puro fuego.

Eres resplandeciente nácar,

un fogonazo y un relámpago,

siempre mi luz; tú, la palabra.

EL POETA

 

Zarza que arde

en tanto exista un hombre

y vuelen pájaros.

¡CUÁNTA MELANCOLÍA EN MI VELAR!  

 

Luna, río de plata,

sobre el azul intenso de la mar.

Y la noche arrebata

al grillo en su cantar.

¡Cuánta melancolía en mi velar!

HOJA DE PAPEL EN BLANCO

 

Enfréntate

a la hoja de papel en blanco 

y a soledades,

a soledades densas  

que siguen a un adiós, 

y te acompañan siempre

y delatan.

A solas en la vida,

ante la hoja 

de papel

en blanco.

HOMBRE LETRAHERIDO  

 

La poesía, 

alma de nuestra vida,

frente a la soledad,

-fiera enjaulada-,

que en nosotros 

nace y muere.

La vida del humano letraherido 

es una barca;

tempestad y huracanes 

la agitan.

El hombre a solas 

vive rumiando

palabras,

un poseso,

para escribir en trance,

ensimismado, absorto

fuera del tiempo y del espacio.

"PALABRA EN EL TIEMPO"

A la distancia de un grito.

Balan de Chumayel.

Aherrojada y pobre.

Ahora que circula

tanta basura impresa,

porque la baten,

dónde todo se compra y vende.

Iverna un tiempo largo,

no es valor de cambio, la poesía.

AURAS, DÍAS, NOCHES, SENDA DOLIENTE  

 

Con sensibilidad a flor de piel

y ánimo suspenso, escribo.

Auras, días, noches, senda doliente.

La escritura,

¿es vida?.

VIVA POESÍA ES LA VIDA

 

Viva poesía es la vida,

si el ojo

con que la ves,

bien despierto la observa.

FÓRMULA  

 

Si pones ritmo y misterio,

burlona gracia medida

eternizando el momento,

surge limpia

POESÍA.

ES LANZARSE AL RÍO DE LAS PALABRAS

 

Escribir un poema es arrojarse

al vacío del folio en blanco,

es lanzarse al río de las palabras. 

Escribir un poema  

es acoger la utopía que sueñan

los humanos para encarnarla en canto.

Escribir un poema es descubrir 

la falsía y el asalto incesantes 

del poder a todos nosotros.

Escribir un poema

es una forma de vivir 

y es una lucha por la vida.